Jesús es el camino, la verdad y la vida
Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Filip. 4:13

      ¿ La unción con aceite es biblica ?

    Hoy dia, miles de denominaciones practican el ungimiento de aceite, tanto para el que está enfermo como, y especialmente, para el que le resta pocos dias de vida. La base bíblica en la que la mayoría se apoyan es principalmente, Santiago 5:14, 15.
    “¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor; y la oración de fe salvará al enfermo; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados” Versión Reina Valera 1960
    Existe una gran mayoría de cristianos hoy que no entienden este texto en lo que concierne la unción de aceite. Muchas veces el enfermo, que se ha entregado al Señor, ha cuestionado el tema de este pasaje y se ha preguntado si no debería hacerse ungir con aceite, esperando así ser librado de su sufrimiento. Otros lo han hecho y no han recibido ningún alivio. ¿Por qué?
    La unción con aceite era algo frecuente en las ordenanzas del antiguo pacto. Se ungía a aquel que debía subir al trono; se ungía también a los sacerdotes cuando entraban en sus funciones; el tabernáculo y todos los utensilios debían ser ungidos con aceite de la santa unción (Exo. 30:23-31), ect. Esta función prefiguraba (o simbolizaba) la venida del Espíritu Santo que, mas tarde, debía habitar en los creyentes y en el Templo (o Asamblea de creyentes), que es la casa de Dios.
    Sin embargo, todo esto tenía que ver con un pueblo terrenal que se movía en medio de las sombras (símbolos) de las cosas celestiales. Ahora que tenemos la plena realidad de esas cosas, no tenemos razón de regresar a lo que eran las sombras, las figuras (Hebreos 8:5), y aún más, en lo que concierne a la Iglesia, no vemos ninguna ordenanza de esta índole.
    Entonces, si la unción de aceite era algo que se efectuaba en ordenanzas religiosas (Antiguo Testamento), ¿Qué motivo podrá tener Santiago, después del cumplimiento de las sombras, presentar de nuevo la unción con aceite? Y pregunto en forma enfática, en e lcaso de lo Santiago presenta, ‘¿acaso la oración exclusiva del justo no es suficiente para que el poder de Dios se manifieste, sin importar la circunstancia?’ Santiago mismo lo declara: “La oración eficaz del justo puede mucho” (5:16). Entonces, ¿para qué el aceite?
    Antes de explicar lo del aceite es sumamente importante el hacer algunas aclaraciones en cuanto al contenido del resto del texto. Aclarando esto primero nos permitirá entender, ver con claridad, a lo que Santiago se estaba refiriendo en cuanto a la unción del aceite.
    También es de suma importancia quitar de nuestra mente todo concepto pre-concebido en cuanto a lo que en el pasado hemos oido o aprendido de este texto.
    "¿Está alguno enfermo entre vosotros?"
    La palabra griega para enfermo en el vs. 14 es asteneo. Y su significado es “debil, deficiente en fuerza, delicado, sin energía” lo cual nos hace concluir que Santiago estaba hablando acerca del que está enfermo en el sentido ‘físico’. En el vs. 15 la palabra griega para enfermo es kamno palabra que lleva la connotación de ‘cansado, debil, agotado’. Lógicamente el resultado de estar fisicamente enfermo.
    Santiago, en su única enseñanza acerca de los ancianos (pastores) de la Iglesia, exhorta a los enfermos, quienes están en necesidad de sanidad física, de llamar a los ancianos. ¿Por qué se llamaban a los ancianos y no a un médico? Algunos ancianos tenían el don de sanidad.
    “Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas.” 1Cor. 12:28
    “Y hacía Dios milagros extraordinarios por mano de Pablo, de tal manera que aun se llevaban a los enfermos los paños o delantales de su cuerpo, y las enfermedades se iban de ellos, y los espíritus malos salían.” Hechos 19:11, 12
    “y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor.”
    Santiago pide que los ancianos hagan dos cosas y es claro en cuanto al órden en que se deben realizar. La palabra “ungiéndole”, de acuerdo a la gramática griega, es un participio aoristo que le precede al verbo principal, en este caso, “oren”, verbo que se encuentra en el imperativo aoristo. El aoristo es indicación de una simple acción (una vez), contrario a un participio presente (acción contínua). El imperativo aoristo, al igual que el participio, es una orden de una acción futura que se debe realizar una sola vez, contrario a acción contínua.
    Por lo tanto, la orden de Santiago, es que, primeramente haya unción, luego oración en el nombre del Señor. De manera que el texto debe leer, “ungiéndole con aceite, oren por él, en el nombre del Señor.”
    Ahora bien, ¿qué significado tiene la unción con aceite? Está la unción de alguna manera relacionada con los ritos sagrados? De ser así, ¿existe algún poder milagroso ó atributo divino en el proceso de la unción para la sanidad? En base a dos verbos griegos aleifo y crio, cuya definición veremos al sigüiente, hemos de establecer que el ungimiento del cual nos habla Santiago, no está en ninguna manera conectado a ritos sacramentales, ni a atributos divinos de alguna clase.
    “ungiéndole con aceite”
    En el idioma griego existen dos verbos que se traducen ‘unción’. Lamentablemente, como en muchos casos, las traducciones no siempre hacen justicia a las palabras originales, como lo es en este caso. Está el verbo aleifo el cual es la base de aleifantes, verbo usado por Santiago en el vs.14 y el otro verbo es crio o ekrio.
    Crio es el verbo que envuelve todo acto ritual de consagración, de índole religioso. Es el verbo de donde se deriva Cristo—’El Ungido’. Algunos textos donde se hace uso de este verbo son, Lucas 4:8; Hechos 4:27; 10:38; Hebreos 1:9. En cambio aleifo es un verbo con significado secular.
    “La diferencia es material, y se pierde cuando ambos verbos son traducidos como ‘unción;’ sólo el segundo verbo (crio) debe ser traducido de esta manera, pues se usa con referencia al acto sagrado mientras que el primero (aleifo) se refiere al uso común del aceite. La diferencia en el Griego no se puede ignorar! ‘Ungir’ en nuestra versión Inglés (y Español) deja una mala impresión” R.C.H. Lenski, The Interpretation of the Epistle of James, págs 660-661.
    “Aleifo es un término general usado para el ungimiento cualquiera, Crio está más limitado en su uso y está confinado a ungimientos sagrados y simbólicos” W.E. Vine’s Expository Dictionary of NT Words.
    Aleifos usualmente, se usa cuando se frota o aplica aceite/ungüento sobre el cuerpo. Era muy común en los tiempos bíblicos el frotar sobre el cuerpo aceite o bálsamo (especies mezclada con aceite) como una forma de fragancia después de un baño (Rut 3:3; 2 Crónicas 28:15; Daniel 10:3; Lucas 7:38), y como medicina. (Isaías 1:6; Ezequiel 16:9; Jeremías 8:22; 46:11; Marcos 6:13; Lucas 10:34).
    “Es un hecho muy bien documentado que el aceite era una de las medicinas más comúnes en tiempos bíblicos. Es evidente que Santiago está prescribiendo ambas, oración y medicina” Expositor’s Bible Commentary, vol. 12, p. 204
    “Lo que aquí se recomienda, debía de hacerse como un medio natural para restaurar la salúd, algo que, mientras hacían oración y súplicas a Dios, no debían de descuidar” Adam Clarke’s Commentary, vol. 6, p. 827
    “Significa que el cuerpo enfermo de una persona debe ser frotado con aceite tal y como una enfermera hoy frota el cuerpo de su paciente con alcohol. Cuando Santiago ordena a los ancianos a hacerlo, en su visita a un paciente, significa que la iglesia, por quien actúan los ancianos, se interesa tanto en el cuerpo, asi como en el alma”. R.C.H. Lenski, The Interpretation of the Epistle of James, p. 661-662.
    Conclusión:
    Esta muy claro, en base a los dos verbos aleifo y crio que, uno es utilizado con el propósito de consagrar—rito religioso, mientras que el otro no tiene significado ritual alguno sino mas bien físico.
    Si el propósito de Santiago era de que éste ungimiento fuera de índole sagrado y/o que se estableciera como un ritual, él hubiera usado crio en lugar de aleifos. Ya que este no es el caso, tenemos que concluir que la práctica establecida en las denominaciones hoy de ungir con aceite, ya sea por la razón que sea, no tiene absolutamente ningún fundamento bíblico.
    Las Sagradas Escrituras nos muestran, especialmente a travéz del ministerio de Cristo, que como hijos de Dios, nuestro deber, tanto para los que se pierden en el pecado como para los que ya han alcanzado salvación, es de suplir sus necesidades hasta donde sea posible. Estas necesidades envuelven no solo lo espiritual, sino también lo físico y lo mental. o sea, todo el ser de lo que está compuesto el humano.
    ¿De qué le sirve a uno que está en cama enfermo escuchar la palabra del Evangelio de nuestras bocas y seguir con su dolor? ¿De qué vale predicar un mensaje de salvación a uno que le falta el pan material? Si Dios me ha bendecido con el conocimiento de sanidad, si me ha dado en abundancia, ¿cómo puedo yo entrar por las puertas de un hogar, presentar un estudio bíblico y completamente ignorar la otra necesidad?
    Cristo siempre suplió la mayor necesidad de los que venían a él—la salvación de su alma, pero nunca los dejó ir sin antes curarlo si estaban enfermos o en el caso de los endemoniados, sin re-establecer su salud mental.
    Como iglesia de Dios, tenemos la responsabilidad de presentar la Palabra con toda claridad, sin interpretación humana. Siento que ya haya sido por ignorancia o por falta de una interpretación correcta, debemos darle a Santiago 5:14, 15 su lugar correspondiente a base de su contexto gramatical, no a base de lo que pensamos o se nos haya enseñado. El acto de ungir con aceite al enfermo es un acto bonito, pero no tiene base bíblica.
    Muchos ministros y ancianos continuarán con esta práctica, pero su razón será más por tradición o tercadez. Es muy fácil señalar y acusar a otros que practican ritos no apoyados por las Sagradas Escrituras, pero la realidad es otra cuando nos toca hacerlo personalmente después de ser revelados con la verdad.
    “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que traza bien la palabra de verdad” 2 Timoteo 2:15
    © 2014 Jesús es el camino, la verdad y la vida